La Ciudad de Agde

  • © Office de Tourisme du Cap d’Agde : O. Maynard

  • © Office de Tourisme du Cap d’Agde : JC. Meauxsoone

  • © Office de Tourisme du Cap d’Agde : H. Comte

La Ciudad de Agde Agde fr

Agde, 2.600 años de historia

A partir del siglo V a.C., los focenses y más tarde los griegos dieron forma a esta ciudad, llamada “Agathé Tyché” (la Buena Fortuna). Gracias al comercio marítimo, Agde se convirtió, con el paso de los siglos, en una ciudad floreciente.

En el corazón histórico de Agde, basta con recorrer el dédalo de callejuelas para descubrir un patrimonio antiguo fuera de lo común. El encanto típico del sur de Francia y del Languedoc se da cita en la localidad. Entre sus principales atractivos figuran la catedral románica fortificada que se refleja en las aguas del río, la plaza de la Marina, los muelles y las murallas. A descubrir también los palacetes, con puertas monumentales, antiguas residencias de armadores. Durante el recorrido, se impone una visita al Museo Agathois de Artes y Tradiciones Populares.

La localidad sigue apegada a sus tradiciones hasta en sus celebraciones, con la fiesta de los pescadores, la fiesta del mar o la procesión del Santo Cristo, entre otras. Y con eventos como “Agde au fil du Temps” (“Agde a lo largo del tiempo”), el viaje en la historia es completo.

Situada en los confines de tres aguas, el río Hérault, el Canal de Midi y el Mediterráneo, Agde, “la perla negra del Mediterráneo”, debe su apodo a la piedra de basalto volcánico con que está construida y que da a la localidad ese carácter oscuro muy latino, único en el sur de Francia.

Nos revela sus joyas en un decorado intemporal.

Agde es múltiple y revela un archipiélago de vida con diferentes ambientes e identidades variadas.

¡Puedes tomar cuatro caminos distintos: Cap d’Agde, Ciudad de Agde, Grau d’Agde y Tamarissière; a cada cual su rumbo!

Más información

Qué ver