72 horas en París y su región

  • Castillo de Auvers-sur-Oise.

    Castillo de Auvers-sur-Oise.

    © P. Greboval – CRT PIDF

  • Shopping en el barrio de Marais

    Shopping en el barrio de Marais

    © Paris Tourist Office - Amélie Dupont

  • Mítico Moulin Rouge

    Mítico Moulin Rouge

    © Paris Tourist Office – Marc Bretrand

72 horas en París y su región Paris fr

Nunca hay suficientes viajes a París, la ciudad del amor, la luz, la moda y ahora también el deporte, gracias a la eurocopa. y, cómo no, los clasicos de París y también de su región, en un itinerario para los que repiten o van por vez primera. Oh la la, París.

 

Día 1. Los clásicos se renuevan

No importa el número de veces que hayamos visitado París. Aquí los clásicos nos siguen fascinando como no sucede en ninguna ciudad. Y es que ninguna ciudad es como París. Así que lo mejor que podemos hacer es comenzar el día desperezándonos con un agradable paseo por el Jardin des Tuileries. Una vez aquí, nuestra mañana estará repleta de arte gracias al Museo de l´Orangerie y al Museo De Orsay (fundamental admirar ‘El Desayuno sobre la hierba de Manet’ o ‘La Pequeña bailarina de catorce años’ de Degas). Merece la pena visitar el antiguo restaurante del hotel de Orsay, situado en la primera planta. La cocina del chef Yann Landureau nunca decepciona.

Como tampoco lo hace la gastronomía a bordo de un crucero sobre el Sena, donde disfrutar de un romántico almuerzo recorriendo las sinuosas curvas de este mágico río. Y como opciones gastronómicas en París nunca faltan, elige entre un picnic en el Campo de Marte, un paseo gastronómico en el bus-restaurante Bustronome o una comida en el restaurante Les Ombres del Museo de Quai Branly, situado al lado de la Torre Eiffel. Más relajados y con nuestro paladar satisfecho por la excelente gastronomía francesa, es el momento de, aprovechando la cenital luz que ilumina París al atardecer, cruzar el Sena por el Puente de la Concorde hasta llegar a parar a la mítica Plaza de la Madeleine. Aquí, casi en el centro del mundo, podemos aprovechar para comprar cualquier tipo de mostaza en la Tienda Maille, antes de seguir el camino para visitar la monumental Ópera Garnier o perdernos por las míticas Galeries Lafayette donde el ‘shopping’ de calidad está más que asegurado. De noche, nada mejor que poner París a nuestros pies subiendo al Arco del Triunfo, desde donde obtendremos unas mágicas vistas panorámicas del Sagrado Corazón, la Torre Eiffel o los concurridos Campos Elíseos. Tras este deleite visual, es de recibo acudir hasta el restaurante 58 de la Tour Eiffel, uno de los más conocidos de la ciudad. Velas, vino, vistas y amor, mucho amor que compartir también con un cóctel en la barra de La 25è Heure, situado en la calle del Arco de Triunfo.

 

Día 2. Museos, barrios de tendencia y cabaret

Ningún viaje a París puede prescindir de una visita al Museo del Louvre. El museo más visitado del mundo ocupa el antiguo palacio de los reyes de Francia y cuenta con excepcionales colecciones de arte y de antigüedades agrupadas en ocho secciones. No se nos antoja un mal plan pasar la mañana acompañada por importantes obras como La Mona Lisa o la Venus de Milo antes de llegar hasta uno de los ba- rrios más populares de París, Le Marais. También conocido como el “viejo París”, con sus encantadoras calles adoquinadas, imponentes puertas cocheras, suntuosas mansiones y jardines secretos, es también el barrio de moda de la capital. Estilo, arte y mucho talento en una zona que va desde los alrededores de la rue Vieille-du-Temple y de la rue des Francs-Bourgeois, hasta la place de la République. Una explosiva combinación de vanguardia con un ambiente de barrio acogedor, donde es de recibo dedicar un ratito para ir de compras por las tiendas de los nuevos y jóvenes diseñadores de moda franceses. Cargados de experiencias, y también de bolsas, hacemos un alto en el camino en el restaurante Les Chouettes, de inspiración Art Déco. El mercado de Les Enfants Rouges es también otra buena idea donde disfrutar de una gastronomía cen- trada, cómo no, en el producto.

Por la tarde, tras echar un vistazo a ineludibles como el museo Picasso, instalado en el Hôtel Salé o la preciosa Plaza des Vosges que alberga la casa de Victor Hugo, nos adentramos en el barrio de Les Halles donde encontraremos el mejor shopping prêt-à-porter en lugares como la Plaza des Victoires y en la Rue du Louvre, además de un delicioso café en Lézard Café, con su coqueta terraza ubicada en una plaza arbolada. Desde la estación de metro Etienne Marcel tomamos ahora la línea 4 hasta Barbès-Rochechouart y en menos de 30 minutos estaremos en el barrio de Montmartre. Aquí, como en todo París, hay que pasear, curiosear e inspirarse en lugares como la Goutte d’Or, uno de los barrios más animados y cosmopolitas de la capital antes de subir en funicular, en menos de 2 minutos, al Sagrado Corazón. Cuando el cansancio asome, nada como tomar un aperitivo en uno de los bares ten- dencia del barrio SoPI (South Pigalle) antes de disfrutar de una cena-espectáculo en un cabaret.

 

Día 3. A dos pasos de París capital encontramos…

Por si París no fuera suficiente, y porque su magia se extiende extramuros, a muy poca distancia de la ciudad encontramos diferentes opciones de ocio, cultura, gastronomía y sobre todo, mucha diversión. Seguir las huellas del impresionismo que han dejado grandes artistas como Van Gogh en Auvers-sur-Oise, Millet en Barbizon, Renoir en Chatou.... nunca fue tan interesante, y tan fácil. Comenzando por París capital y continuando por la región, las paradas fundamentales serían el Musée d’Orsay y de l’Orangerie, el Musée Marmottan Monet, La Propriété Caillebotte en Yerres, los sitios vinculados a Van Gogh en Auvers-sur-Oise y la Maison Fournaise en Chatou. Otra de las opciones para escaparse de París es hacerlo a través de sus magníficos castillos y palacios como los de Versalles y de Fontainebleau y otros que aunque no sean tan co- nocidos, merecen una visita por su historia y belleza: Vaux-le-Vicomte, Champs-sur- Marne o Malmaison. ¿O descubrir Provins? Un viaje hasta la edad media a través de impresionantes murallas, callejuelas, caballeros y todo un patrimonio medieval que supone una visita obligada. Y accesible en RER (tren de cercanías) desde el centro de París, nos espera la magia y la fantasía del mundo de Disneyland París, el parque temático más famoso y deseado del mundo.

››› www.parisinfo.com
››› www.visitparisregion.com 


DE COMPRAS POR PARÍS,¡TAMBIÉN EN DOMINGO! 

12 ZTI (Zonas Turísticas Internacionales) han sido creadas en París y permiten a los comerciantes de dichas zonas abrir sus tiendas los domingos y hasta medianoche todos los días del año. Además, a partir de la primavera 2016, los Campos Elíseos estarán reservados a los peatones un domingo por mes…Muchas razones para que el domingo suene a algo de compras durante tu escapada parisina.
Las 12 ZTI son Champs-Elysées –Montaigne; Haussmann; Saint-Honoré – Vendôme; Les Halles; Marais-République; Saint-Germain; Rennes-Saint-Sulpice ; Montmartre; Olympiades ; Cour SaintÉmilion – Bibliothèque ; Maillot-Ternes y Beaugrenelle.

Qué ver

Alrededores