Zoos y parques animales, una experiencia bestial

  • Las instalaciones y la escenografía de Terres d’Oiseaux (Aquitania) introducen al visitante en un mundo donde todo puede ocurrir

    Terres d'Oiseaux - © Terres d'Oiseaux – CCE

    Las instalaciones y la escenografía de Terres d’Oiseaux (Aquitania) introducen al visitante en un mundo donde todo puede ocurrir

    Terres d'Oiseaux - © Terres d'Oiseaux – CCE

  • El zoo de La Flèche ofrece dormir en una cabaña situada en territorio del lobo ártico

    Zoo de La Flèche - © Zoo de La Flèche

    El zoo de La Flèche ofrece dormir en una cabaña situada en territorio del lobo ártico

    Zoo de La Flèche - © Zoo de La Flèche

  • Uno de los mejores parques para ver el lobo en libertad es el de los Montes del Guéret

    Parc aux loups - © CRT Limousin-Laetis

    Uno de los mejores parques para ver el lobo en libertad es el de los Montes del Guéret

    Parc aux loups - © CRT Limousin-Laetis

Zoos y parques animales, una experiencia bestial Aquitania fr

Una de las actividades que atrae por igual a adultos y niños es la visita a los parques y centros de la naturaleza para ver animales en vivo. La variedad de este tipo de parques en Francia es impresionante, así que si estás viajando en familia por una región determinada, seguro que, entre sus atractivos, encuentras numerosas ideas para hacer las delicias de los más pequeños con la visita a un zoo o a un parque donde observar a los animales en libertad.

Podéis sumergiros en un bosque de bambú y cataratas para ver osos panda; disfrutar del entorno arbolado donde habita el mayor grupo de bonobos del mundo; asistir a los espectáculos de aves salvajes sobrevolando vuestras cabezas; dormir en lodges o en cabañas de madera dentro de un parque; o protagonizar una emocionante aventura africana participando en un safari entre elefantes, cebras, jirafas, antílopes, ñus...

Cualquiera que sea la opción elegida, seguro que conseguirás dejar a los niños boquiabiertos y emocionados ante el espectáculo, además de lograr que descubran la riqueza de los distintos hábitats del planeta.

Entre lobos

Si lo que te gustaría, para ti y tus hijos, es convertiros en los protagonistas de un cuento de lobos, o echarle imaginación y ser por unos días unos aguerridos exploradores en territorio de lobos, la oferta es amplia. Una de las posibilidades más llamativas es la de Les Loups de Chabrières (www.loups-chabrieres.com), en el Parque de Animales de los Montes de Guéret (Nueva Aquitania). Aquí se puede observar el lobo en libertad, ya que las parcelas que se les han acondicionado son tan amplias que permiten que los cánidos mantengan sus comportamientos naturales.
Desde escondites estratégicamente situados en el parque, el visitante puede observar con total seguridad la vida del Canis lupus: los juegos entre los miembros de una manada, las caricias, los mordiscos, los baños y la alimentación por la tarde. Además, mediante reserva previa, puedes participar en una palpitante excursión: los miércoles de julio y agosto, a las 21.00 h, se organiza un paseo nocturno al centro del parque para escuchar el aullido de los lobos y aprender a indentificar los sonidos de otros animales nocturnos.
El parque cuenta también con un espacio museográfico que permite adentrarnos en la historia, el comportamiento y las leyendas que han nacido alrededor de este animal fascinante que antaño poblaba los bosques de Europa. Sin duda, una visita apasionante y didáctica para toda la familia.

Y si quieres añadir más aventura, el zoo de La Flèche, en Pays de la Loire, ofrece el concepto de Safari Lodge (www.safari-lodge.fr), una experiencia inolvidable para vivir en familia: ¡dormir en una cabaña de trampero frente a una jauría de lobos árticos!

Tierra de aves

Los aficionados a la ornitología disponen igualmente de propuestas muy atractivas para hacer las delicias de los niños durante nuestro viaje por Francia. Por ejemplo, cerca de Burdeos (Nueva Aquitania), se halla Terres d’Oiseaux (www.terresdoiseaux.fr), un entorno privilegiado en el estuario de la Gironda para avistar aves, tanto migratorias como sedentarias. Allí, paseando por los senderos de descubrimiento, las plataformas o los observatorios estratégicamente colocados para disfrute del visitante, se entra en contacto con toda clase de aves zancudas, paseriformes o nidícolas que encuentran refugio en las 116 hectáreas de este espacio natural.

Los bisontes de Europa

Unos cuarenta bisontes viven en las mesetas de Margeride en semi-libertad dentro del parque abierto al público en La Réserve des bisons en Lozère (www.bisoneurope.com). Todos los años, se esperan uno o dos nacimientos en otoño, un momento muy importante en la vida del parque. En Sainte-Eulalie, en la región de Occitania / Pirineos-Mediterráneo, el visitante sale al encuentro de los animales en el recinto de un parque de 80 hectáreas. “Vamos a su territorio, es la mejor manera de observarlos, insiste Christophe Aldrovandi, director del parque. La visita guiada se hace en calesa o trineo en cuanto hay nieve”. Un itinerario pedestre a lo largo del parque permite vivir el encuentro con este animal superviviente de los tiempos prehistóricos, a su ritmo. Este recorrido de un kilómetro está abierto durante todo el invierno, con la posibilidad de alquilar raquetas.

Safaris en Francia

Safari de Peaugres (Auvernia-Ródano-Alpes). Aventura por los cuatro continentes en 80 hectáreas. A pie, en autobús o en coche, nos toparemos con elefantes, osos, bisontes, cebras, antílopes, ñus y rinocerontes, entre otras especies de fauna salvaje.
www.safari-peaugres.com

Reserva de Sigean (Occitania / Pirineos-Mediterráneo). En las 300 hectáreas de garrigas, bosques y lagunas viven más de 3.800 animales. Una parte se puede visitar en coche (leones, osos del Tíbet, jirafas, rinocerontes...) y otra a pie (elefantes, dromedarios, chimpancés, caimanes...). La gran cantidad de aves es otro de los atractivos del parque. Ideal para una escapada desde Narbona o Carcasona.
www.reserveafricainesigean.fr

Parque de Thoiry (París y su región). Castillo del siglo xvi que cuenta con un parque de 150 hectáreas donde campan a sus anchas cebras, jirafas, elefantes, bisontes, osos, leones... que pueden verse realizando un safari en coche. Asimismo, el recinto cuenta con un zoo y jardines de árboles y plantas que se renuevan con las estaciones y seducen con sus colores y aromas. El entorno está muy bien acondicionado para que los más pequeños disfruten.
www.thoiry.net

Reserva Biológica de los Montes de Azur (Costa Azul). Para realizar safaris a pie o en calesa, en verano, y con raquetas de nieve o en trineo en invierno. Esta reserva natural de 700 hectáreas reúne bisontes, ciervos, caballos de Przewalski, jabalíes y gamuzas, entre otras muchas especies. Si quieres sacarle el máximo partido al entorno, no dudes en pernoctar en las habitaciones que propone la reserva.
www.haut-thorenc.com