Sarlat, el valle del Vézère y el valle Dordoña

  • © Sarlat

  • © Sarlat / Images & Rêves

  • © La Roque Redim

  • © Maison Reignac

  • © Villa troglodita de la Madeleine

Sarlat, el valle del Vézère y el valle Dordoña sarlat fr

Sarlat

Esta localidad medieval se ha desarrollado alrededor de una gran abadía benedictina de origen carolingio. Gracias a una ley sobre la restauración de los sectores protegidos, la ciudadela medieval con tejados de piedra de Lauze fue salvada del modernismo.

 

Por ello, podrá admirar la casa de Etienne de la Boétie (filósofo amigo de Michel de Montaigne), una de las más destacadas de la región, y c aerá rendido ante los encantos de los edificios medievales y de los palacetes renacentistas.

 

Circuito con salida de Sarlat

Día 1: rumbo a Montignac, donde es obligado visitar la Cueva de Lascaux II, la capilla Sixtina de la Prehistoria. Cerca de allí, el Museo del Thot en Thonac permite descubrir el arte prehistórico y la fauna en la época de los Cromagnon (el billete también es válido para las reproducciones de la cueva de Lascaux). Quienes prefieran los palacios deben visitar el Castillo de Losse (con mobiliario de época y jardines renacentistas en terraza). Prosiga la ruta yendo hasta Terrasson para visitar los Jardines de lo Imaginario y vuelva tras sus pasos. Debe detenerse para visitar la abadía del pueblo de Saint-Amand-de-Coly, el pintoresco pueblo de Saint-Geniès, el Manoir de la Cypierre en Saint-Crépin-et-Carlucet o pasar la tarde en los jardines del Manoir de Eyrignac en Salignac Eyvigues.

 

Día 2: el valle del Vézère desde Les-Eyzies-de-Tayac, la capital de la Prehistoria. Ofrece la visita a un gran número de yacimientos prehistóricos y un Museo Nacional de la Prehistoria. Siguiendo el curso del río, se puede visitar el acantilado de la Roque Saint-Christophe, el pueblo troglodita de la Madeleine o la Casa-Fortaleza de Reignac en Tursac y el encantador pueblo de Saint-Léon-sur-Vézère (iglesia románica). Para los aficionados al senderismo, un gran número de caminos permiten descubrir el valle de un modo diferente. 15 monumentos y lugares están incluidos en el Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979.

 

Día 3:  Rumbo al valle del Dordoña, la tierra de los castillos. Célebre por sus pueblos con carácter que figuran entre “los pueblos más bellos de Francia”, como la bástida de Domme, La Roque Gageac, situado junto a un acantilado, Belvès o Castelnaud la Chapelle, el valle del Dordoña ofrece impresionantes castillos a visitar. De cada lado del río, dos castillos medievales se hacen frente: el de Beynac y el de Castelnaud, que alberga el museo de la guerra. El castillo de Milandes es resueltamente moderno, con unas chimeneas de estilo renacentista que se combinan con los cuartos de año Art Déco. Descubrirá todo el universo de Joséphine Baker a través de una gran exposición permanente. O también el castillo de Fénelon que alza su poderosa arquitectura detrás de tres murallas. Ha conservado intacto su sistema defensivo, así como su techumbre de piedra lisa típica de la zona.

Related videos

 
 

Sponsored videos