En ruta por los hoteles Mercure

  • Hotel Mercure en Burdeos

    © Stéphane Kossmann

    Hotel Mercure en Burdeos

    © Stéphane Kossmann

En ruta por los hoteles Mercure burdeos fr

El savoir-faire en hotelería
"Una gastronomía exquisita, paisajes de ensueño, un rico patrimonio artístico, una defensa sin igual de la cultura y la hospitalidad de su gente son solo algunas de las imágenes que vienen a nuestra mente cuando pensamos en el savoir-faire francés. Estos valores los comparten los hoteles Mercure con su país de origen. Y es que alojarse en un establecimiento del universo Mercure es vivir una experiencia a la francesa".
Sandra Martí.

Cada hotel tiene su propio estilo y personalidad. Muy arraigados en su entorno, el diseño y la decoración de cada uno de estos establecimientos cuentan una historia inspiradora. Combinando una decoración clásica con un toque moderno y aunando patrimonio y diseño contemporáneo, los hoteles garantizan una escapada llena de autenticidad. Ya sea en la ciudad, en el mar o en la montaña, cada estancia en un Mercure es una oportunidad para descubrir el verdadero significado del saber hacer hotelero, ensalzado por grandes profesionales que siempre ofrecen una cálida acogida y un excelente conocimiento de la cultura local. Gracias a su sincero sentido de la hospitalidad y a la atención a cada detalle, se brinda un servicio personalizado, que va más allá de las necesidades de los huéspedes, invitándoles a descubrir destinos auténticos y muy interesantes.
Visitar una ciudad y su región es también descubrir su oferta culinaria y vitícola. Los chefs Mercure ensalzan recetas tradicionales reinventadas, elaboradas con productos locales, que vienen a completar una carta más clásica, rica o ligera, pero siempre sabrosa, del desayuno buffet a la cena. Desde hace 30 años, la marca mantiene una estrecha relación con el mundo del vino. En Francia, los hoteles dan prioridad a los vinos regionales a través de 60 referencias, permitiendo a los clientes descubrir en todo momento los sabores vinícolas locales a precios muy reducidos.

Ruta con Mercure, de España a Francia

Son muchas las posibilidades de ocio y cultura que ofrecen España y Francia. Por ello te proponemos una ruta en coche, que comienza en Madrid y concluye en Burdeos, con el objetivo de empaparse y disfrutar de parte de la esencia de ambos países de la mano de los hoteles Mercure.

El itinerario comienza en la capital, en el Mercure Madrid Centro, situado en un barrio bohemio de referencia para el turismo, la gastronomía y la cultura. La ruta continúa en Bilbao, en el Mercure Bilbao Jardines de Albia, un hotel tranquilo situado a pocos pasos del Mercado de la Ribera y del Museo Guggenheim. El Mercure San Sebastián Monte Igueldo, con vistas panorámicas al mar y a la bahía de la Concha, es nuestra última parada antes de adentrarnos en tierras francesas.

La localidad de Biarritz es nuestro primer destino en el país galo. El Mercure Le President Biarritz Centro, situado frente a la Grande Plage, ofrece un original diseño inspirado en el arte pop. Su ubicación es perfecta para adentrarnos en los encantos de esta ciudad costera del País Vasco Francés (Nueva Aquitania). La elegante Biarritz destaca por el comercio, la gastronomía, los balnearios, su histórico Casino, y el Faro, desde el que se puede disfrutar de la esencia de una ciudad con unas vistas más que increíbles al Océano Atlántico. En Toulouse (Occitania / Pirineos-Mediterráneo) la propuesta es el Mercure Toulouse Centre Saint Georges. Ubicado en el centro de la Ciudad Rosa, el hotel se asienta en un hermoso edificio de ladrillo rojo con arquitectura típica de Toulouse. Este hotel Mercure es perfecto para descubrir los secretos de la ciudad, su centro histórico, sus tiendas o disfrutar de un agradable paseo por el tranquilo Canal du Midi.
Nuestro recorrido acaba en el Mercure Bordeaux Centro, establecimiento ubicado junto al casco histórico de Burdeos (Nueva Aquitania). Este hotel invita a conocer de primera mano la cultura de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, elegida además uno de los mejores destinos europeos en 2015 y en 2016. La catedral de Saint André, el barrio de Saint Pierre, la Plaza de la Bolsa, el Espejo de Agua, y la Cité du Vin, el fascinante museo del vino, son algunos de sus atractivos turísticos más visitados.