Mostaza Fallot de Dijon

  • Espacio Enjoy Fallot, dedicado a la degustación

    © Moutarderie Fallot

    Espacio Enjoy Fallot, dedicado a la degustación

    © Moutarderie Fallot

Mostaza Fallot de Dijon dijon fr

La antigua región de Borgoña ha sido desde siempre un lugar idóneo para la producción de mostaza por dos motivos. El primero, por ser una tierra de vinos ya que el vinagre es uno de los ingredientes fundamentales de este condimento. La segunda razón es su terreno calcáreo, propicio para el cultivo de granos de mostaza fuertes y picantes. Por este motivo, Dijon es desde hace bastantes siglos una verdadera institución de este savoir-faire tan francés cuya fabricación está reglamentada desde el año 1390.

Tal es la importancia de este producto para la ciudad de Dijon que su oficina de turismo organiza un paseo gourmand el sábado por la noche en el que se combina una visita guiada por el centro histórico con degustación de sus dos emblemas gastronómicos: la mostaza y los vinos de Borgoña, dos productos de fama internacional.

La fábrica Fallot invita a descubrir la mostaza a través de tres espacios  distintos: un recorrido museográfico en el que se muestra la historia y las tradiciones ligadas a la mostaza a través de un circuito lúdico e interactivo; un recorrido llamado sensaciones fuertes en el que se visita el actual centro de producción de la mostaza Fallot y donde se enseñan todas las etapas de transformación del grano de mostaza silvestre; y, por último, el espacio Enjoy Fallot, dedicado a la degustación.

Aprovecha tu visita a Beaune para descubrir los Hospicios Civiles, un recinto hospitalario que destaca por su edificio del siglo XV, el Hôtel-Dieu, y su viñedo de 60 hectáreas con las mejores denominaciones de vinos de Borgoña.

La mostaza de Borgoña es, desde el año 2004, una Institución Geográfica Protegida (IGP) y uno de los savoir-faire con más solera de esta región.

Sigue el Tour por el savoir-faire