Lyon, donde la gastronomía va como la seda

  • Berges

    Berges

    © Muriel-Chaulet / Ville-de-Lyon / ONLYLYON Tourisme & Congrès

  • Bouchon de Lyon

    Bouchon de Lyon

    © Marie Perrin / Ville-de-Lyon / ONLYLYON Tourisme & Congrès

  • La seda en Lyon

    La seda en Lyon

    © Javier Picos

  • Paul Because

    Paul Because

    © Javier Picos

  • Los hermanos Lumières, inventores del cinematógrafo

    Los hermanos Lumières, inventores del cinematógrafo

  • Hotel Fourvière de Lyon

    Hotel Fourvière de Lyon

    © Hotel Fourvière

Lyon, donde la gastronomía va como la seda lyon fr

"Lyon, el mejor destino europeo de fin de semana según los World Travel Awards, desata tus cinco sentidos con sus savoir-faire. Mientras la gastronomía enamora el gusto y el olfato, la seda atrapa el tacto y la vista. Y si afinas el oído, conocerás los secretos de una ciudad única en su especie."
Javier Picos.

La capital de la región de Auvernia - Ródano-Alpes y ciudad Patrimonio Mundial de la Humanidad desprende cultura por sus cuatro costados. El Instituto Lumière y eventos tan populares como la Fiesta de las Luces y las Noches de Fourvière dan fe de ello. Sin embargo, Lyon adquiere la excelencia con sus savoir-faire.
No en vano es la capital mundial de la gastronomía y la cuna de la seda. Un recorrido por sus restaurantes y sus talleres te abrirá el corazón de la antigua capital de las Galias.
Antes de anudarte la servilleta al cuello o apreciar la suavidad de los tejidos acude a la céntrica Plaza de Bellecour para hacerte una composición de lugar. Aunque Lyon es una ciudad donde el turista se orienta bien, no dudes en preguntar a sus vecinos. En Bellecour, en el pabellón OnlyLyon, está la oficina de turismo donde puedes contratar visitas guiadas como “Los secretos de la gastronomía lionesa”, comprar la Lyon City Card -con viajes ilimitados en su transporte público, entradas a museos y descuentos- e informarte sobre los puntos de interés de la tercera ciudad más poblada de Francia.

Lyon, barrio a barrio

Cada barrio de Lyon tiene su encanto. En la Presqu´île puedes ver el Museo de Bellas Artes y la Ópera Nacional, además de apreciar los ríos Ródano (Rhône) y Saona (Saône). Las colinas de Fourvière, con su basílica y sus vistas de la ciudad, y de la Croix-Rousse, con sus tradicionales talleres de seda, son otras visitas obligadas. No hay que olvidar el Vieux Lyon, a los pies de Fourvière, con la catedral de Saint-Jean y su reloj astronómico de 1383, la Plaza del Cambio y las calles St Jean y du Boeuf.
Croix-Rousse y el Viejo Lyon conservan secretos a voces para los turistas: los traboules, unos pasadizos entre patios interiores que utilizaban los comerciantes de la seda. El más popular de los que están señalizados es el de los Voraces. Recorrer los traboules para admirar sus escaleras interiores y cruzar manzanas enteras por lugares insólitos es uno de los grandes atractivos de Lyon. Una advertencia: hay que guardar silencio para no molestar a los vecinos.
El nuevo barrio de Confluence, a orillas del río Saona y cerca del Musée des Confluences, también sorprende con el cubo verde de Euronews, el edificio de Odile Decq y la remodelada Sucrière. En el muelle Antoine Riboud, el barquito Le Vaporetto te lleva al centro de Lyon.
Tras esta visión general de los barrios de Lyon, vamos a mesa puesta para disfrutar de la gastronomía, uno de sus savoir-faire más reputados. La ciudad cuenta con un amplio abanico de restaurantes: 24 estrellas Michelin, brasseries, bistronómicos y los populares bouchons, que recogen la herencia de las “madres lionesas”. El sello “Bouchons Lyonnais” garantiza una cocina familiar, tradicional y de calidad, y una atmósfera acogedora. Joseph Viola, presidente de la asociación Les Bouchons Lyonnais y dueño de tres restaurantes Daniel & Denise, es tajante: “Hay que cuidar a diario nuestra cocina porque es muy cercana al cliente, de cacerola en la mesa”.

Paul Bocuse, único entre los grandes

Paul Bocuse es el gran embajador gastronómico de Lyon. El designado “Chef del Siglo” por el Culinary Institute of America, de 91 años, es el faro de los fogones lioneses y también de todo el mundo porque…¿no es acaso la comida de los franceses Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad? Aparte de L’Auberge du Pont de Collonges, te recomendamos sentarte a la mesa del Instituto Paul Bocuse, un restaurante y una escuela de cocina donde 80 estudiantes de 37 nacionalidades aprenden las técnicas del maestro y de las brasseries de su grupo. Bocuse también da nombre al mercado cubierto Les Halles Paul Bocuse. Aquí puedes comprar o comer delicias lionesas como el queso cervelle de canut, el pollo de Bresse, la quenelle, los macarons, los bombones coussins o el vino de Beaujolais. Todos los establecimientos son exclusivos, desde la quesería Etienne Boissy o la carnicería Trolliet hasta la charcutería Sibilia, donde hay que degustar los salchichones rosette.
Siguiendo con el buen yantar, en la colina de Fourvière te espera Têtedoie, un restaurante con una estrella Michelin y, en el Vieux Lyon, también te puedes tomar una cerveza La Canute Lyonnaise en The Beers. Por otro lado, a finales del año 2018, abrirá sus puertas en Lyon la Ciudad de la Gastronomía, en el Grand Hôtel Dieu.

La seda

Entre bocado y bocado no te olvides de la seda, el savoir-faire que creó Francisco I en 1536. La primera visita propuesta es el Musée des Tissus (Museo de los Tejidos), junto al Museo de Artes Decorativas. Su colección, la más importante del mundo, alcanza los dos millones y medio de piezas, incluyendo una túnica egipcia del 2.500 a.C.
En la colina de la Croix-Rousse, la Maison des Canuts reúne un taller, un museo y una tienda. Al inicio eran necesarias dos personas para manejar los telares en una precisa coreografía de dedos, hilos y maquinaria. A principios del siglo XIX, Joseph Marie Jacquard creó un sistema de tarjetas perforadas que facilitaba el paso de las agujas en un proceso similar al del organillo musical. En 1830, 35.000 telares daban de vivir a 100.000 personas, la cuarta parte de la población de Lyon.
En Croix-Rousse, el barrio de los trabajadores de la seda, (los llamados canuts), está la asociación Soierie Vivante que te envuelve en la historia de un taller familiar donde la señora Letourneau fue referente. Soierie Vivante, que protege el patrimonio de la seda, está especializada en pasamanería.Ver tejer a los tisseurs te dejará boquiabierto.
No te olvides ni mucho menos de las compras. Village des Créateurs (VDC), asociación de 80 marcas de diseño y moda de la región, expone sus colecciones en su boutique de la calle René Leynaud y en doce tiendas del pasaje Thiaffait. Sophie Guyot, Astrid Sarkissian, Lascloe y Zaza de Brito son las firmas de seda de VDC. 
Los dos savoir-faire lioneses también tienen puntos de unión. Así, en el Musée des Confluences puedes comer en la Brasserie des Confluences, de los chefs Lassausaie y Pignol, después de haber visto un telar de 1907 y un vestido de boda hecho con fibra óptica. Otros elementos que disipan las fronteras de las dos artes son el mâchon, la comida basada en las carnes de cerdo que los canuts devoraban por la mañana, o el café de la Soie (Seda) en Croix-Rousse, un lugar de parada y fonda junto con Le Canut & Les Gones. La gastronomía y la seda hace tiempo que se dieron el “sí quiero” en Lyon.
››› www.lyon-france.com

Domina la colina de Fourvière

El Convento de la Visitación ha cambiado de piel. Desde noviembre de 2015 es el Fourvière Hotel, del grupo èhôtels-Lyon, con cuatro estrellas, tres plantas y 75 habitaciones, cuyas puertas están decoradas con ilustres lioneses como Saint-Exupéry o los hermanos Lumière. Este tranquilo hotel de la colina de Fourvière tiene un spa y una piscina exterior climatizada, abierta también en invierno. El restaurante Les Téléphones, el espacio El Kfé y la recepción, en la antigua capilla, le confieren su atractivo.
››› www.fourviere-hotel.com

Los anfiteatros romanos, la basílica de Fourvière, una copia del tercer piso de la Torre Eiffel y el pequeño tranvía que va al Viejo Lyon están muy cerca del hotel.

Desde el cielo

La compañía Iberia Express, filial low cost del grupo Iberia, ofrece cuatro frecuencias semanales Madrid-Lyon y dos vuelos a la semana Tenerife- Lyon a partir del verano, además de un alto estándar de calidad y precio: sistema digital de entretenimiento a bordo, amabilidad, carta adaptada a la temporada y puntualidad incluidos.
››› www.iberiaexpress.com
La conexión Madrid-Lyon de Air Nostrum dispone de dos vuelos diarios (mañana y tarde) menos martes y jueves, que tiene tres frecuencias. La operación se realiza con un reactor CRJ1000 con un tiempo de vuelo de 1h45 minutos. Air Nostrum es líder de mercado entre el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y los destinos franceses.
››› www.airnostrum.es

Orange recomienda 
Lyon ideó Shop & Design, una iniciativa de la Cámara de Comercio e Industria, que conecta a dueños de negocios con arquitectos y diseñadores. Varios ejemplos son los restaurantes Apiales (rue Laurencin) y PRaiRiaL (rue Chavanne) o la chocolatería Sève del muelle Saint.

Artículos Relacionados