Ruta de los Vinos de Alsacia y Ruta del Champagne

  • © Atout France / Phovoir

Ruta de los Vinos de Alsacia y Ruta del Champagne Alsace fr

Escapada en los viñedos de excelencia en Alsacia y Champagne.

A 150 km al este de París, en un paisaje con un suave relieve, se extiende la burbujeante región de Champagne que ha dado su nombre a un vino excepcional. A las puertas de Estrasburgo, las viñas de Alsacia responden a los hermosos nombres de Riesling, Gewurztraminer, Tokay Pinot gris...

No hay nada más agradable que recorrer en coche estas dos regiones vinícolas situadas en el cuadrante noreste de Francia. Descubrirá de paso unas ciudades con carácter y algunos de los mejores vinos franceses.

Primera etapa destacada: Epernay

Epernay, capital incontestable del champagne y lugar obligado para visitar una bodega. Durante un apasionante viaje bajo tierra, recorrerá una ínfima parte del centenar de kilómetros de galerías cavadas en el suelo gredoso donde están almacenadas miles de botellas de eminentes bodegas de champagne, Moët et Chandon, De Castellane... No deje de desviarse para visitar Hautvilliers, un pueblo pintoresco donde podrá ver la abadía donde Dom Pérignon inventó en el siglo XVII el burbujeo inimitable del champagne.

Segunda etapa, digna de reyes esta vez: Reims

Desde el bautizo de Clovis en el siglo V, todos los reyes de Francia fueron coronados en esta ciudad que cuenta con cuatro magníficos monumentos declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad, entre ellos una catedral gótica de enorme belleza. Aquí también, se impone una visita a las bodegas de las prestigiosas marcas Pommery, Veuve Cliquot o Ruinart. Aproveche asimismo para recorrer una de las numerosas rutas turísticas del champagne.

Tercera etapa: Troyes

Al sur, Troyes es la otra capital del champagne, con hermosas casas con entramado de madera que se remontan a la Edad Media. Una encantadora Ruta del Champagne recorre la Côte de Bar donde podrá apreciar la hospitalidad de los viticultores del Aube, con una copa de champagne en la mano… En un circuito señalizado de 220 km podrá detenerse en cualquiera de las 26 bodegas con el distintivo “Point Accueil” (Punto de Bienvenida), donde a menudo le recibirán los propios viticultores, le hablarán con pasión de la elaboración del champagne, le revelarán los secretos de esta bebida prestigiosa e inimitable y se la harán probar encantados.

Cuarta etapa: Colmar

Tras Chaumont, Vesoul y Belfort, llegará por fin a Colmar. La ciudad de los vinos de Alsacia alberga un patrimonio excepcional.

Resulta muy agradable pasearse por la ciudadela medieval, a lo largo de canales llenos de flores y visitar el Museo Unterlinden que cuenta con tesoros de pintura gótica. Colmar es también una etapa gastronómica muy recomendada para probar las especialidades alsacianas: choucroute, foie gras, baeckeofe, gallo al riesling...

Remontando hacia el norte la Ruta de los Vinos de Alsacia, antes de llegar a Estrasburgo descubrirá pueblos alsacianos típicos, como Sigolsheim, Kaysersberg, Riquewihr, Ribeauvillé, Obernai, Molsheim... Todas ellas son localidades llenas de encanto que cuentan con de “winstubs” (bares de vinos), casas con entramado de madera y senderos que se adentran en los viñedos, en las laderas de las colinas.

Alrededores