La ruta de los castillos de Limousin

  • © CRT Limousin

  • © CRT Limousin

La ruta de los castillos de Limousin Pompadour fr

Limousin cuenta con un magnífico patrimonio arquitectónico en el que destacan sus castillos como los de Boussac, Coussac Bonneval o Pompadour entre otros, descúbralos.

Castillo de Boussac

Con su fachada en un flanco de un acantilado junto al río Petite Creuse es un magnífico edificio perfectamente restaurado y amueblado con antigüedades de gran valor. Tras quedar muy deteriorado durante la Guerra de los Cien Años, Jean de Brosse, compañero de Juana de Arco, lo restauró a comienzos del siglo XV. Siga los pasos de George Sand y Prosper Mérimée, quienes descubrieron los seis paneles de La Dama del Unicorno, célebres tapicerías.

Castillo de Coussac-Bonneval

Está situado en la Ruta Ricardo Corazón de León, nombre del rey que murió durante el asedio al castillo de Châlus en 1199. Esta ruta es un circuito turístico que pasa por los más bellos castillos del oeste del Limosín y permite recorrer la campiña de la región bajo todos sus aspectos: medianamente accidentada, con bosques de castaños, repleta de arroyos y sembrada de lagunas.

Este castillo data del año 930 y pertenecía a un caballero de Bonneval. La fortaleza ocupaba una posición estratégica importante que defendía la frontera de Aquitania.

Una vez al año, este majestuoso castillo se ilumina con un célebre espectáculo de luz y sonido. La historia cobra vida durante un espectáculo mágico, el primer sábado de agosto.

Castillo de Pompadour

En Pompadour todo llama la atención, empezando por el tamaño del castillo, un imponente edificio construido en piedra de la región que fue la residencia de la marquesa de Pompadour, favorita de Luis XV. También pueden visitarse las cuadras de los sementales, la cuadra de las yeguas, el invernadero de naranjos, el hipódromo y asistir a las grandes citas hípicas del 14 de julio al 15 de agosto.

Castillo de Val à Bort-les-Orgues

Es una fortaleza flanqueada por seis torres coronadas por matacanes y con tejados de atalaya, cuyas diferentes coberturas dan a la techumbre una original mezcla de colores, todo ello en medio de un hermoso lago.

¡Un decorado digno de un cuento de hadas! De julio a octubre, una exposición anual de obras realizadas por el pintor Zacchi está abierta al público.