Tahití

  • © G.L.Bacon

  • © Andy Turpin

Tahití Allée des Mombins Paparā pf

La isla reina

Tahití es el corazón latiente de la Polinesia francesa. Es a la vez la puerta de entrada del territorio con el aeropuerto de Tahiti-Faa'a, el centro administrativo con la capital del país –Papeete- y el pulmón económico con su puerto, sus empresas y comercios.

Situado en el centro de Papeete, el mercado es un lugar de obligada visita. Ofrece un amplio panorama de los productos del archipiélago, del pescado a las frutas y verduras locales, pasando por un gran número de objetos de artesanía.

Pero Tahití es infinitamente más que Papeete: también son los majestuosos valles que caen hasta fundirse en la laguna, unos yacimientos arqueológicos ricos y preservados, unas montañas volcánicas de pendientes escarpadas que culminan a más de 2.000 metros (los montes Aorai y Orohena)...

También es una isla que ofrece un amplio abanico de actividades, tanto en tierra como en el mar.

Por su parte, Tahití iti, la península  de Tahití, es reputada por sus rutas de senderismo, en especial la que conduce hasta Pari, un lugar grandioso y totalmente salvaje y, claro está, por la ola de Teahupoo, uno de los mejores lugares para practicar el surf del mundo.

Lo que no debes perderte en Tahití

  • Una naturaleza generosa: imponentes cataratas (de fácil acceso), un lago oculto en el interior de las montañas, unos magníficos relieves donde la vegetación se mezcla con las rocas y unas vistas que dejan sin aliento.
  • Un patrimonio histórico y cultural de gran riqueza: en el centro del triángulo polinesio, Tahití alberga numerosos lugares históricos, religiosos o sagrados así como varios museos (Museo de Tahití y sus Islas, Museo Paul Gauguin, Museo de la Perla y la Casa de James Norman Hall).
  • Unos tesoros terrestres y submarinos: entre ellos jardines y parques tropicales llenos de encanto, spots de surf de fama mundial, “lavatubes” (túneles naturales de lava que pueden recorrerse acompañado de un guía), playas de arena blanca y negra...
  • Numerosas actividades deportivas: recorridos a caballo, senderismo, parapente, vuelo en helicóptero, safaris al corazón de la isla en 4x4, canyoning en las esculturas de lava, esnórquel en la laguna, submarinismo, deportes de deslizamiento...
  • Una infraestructura hotelera eficiente y variada: turismo de playa, cultural o profesional, para una luna de miel, descansar en familia o un congreso-seminario, elije tu estancia y disfruta de una habitación de lujo, un bungalow sobre el agua o el encanto de las pensiones familiares.
  • Un calendario de eventos único: con acontecimientos de gran interés durante todo el año, como el gran Heiva de julio (festival anual de canciones y danzas tradicionales), espectáculos, exposiciones de artesanía, el festival anual del cine documental oceánico o la competición internacional de surf Billabong Pro...
  • Una red de transportes diversificada y moderna: en avión o helicóptero, ferry o velero, autobús o moto, puedes recorrer Tahití a tu aire.

Qué hacer en Tahití

  • Visitar el mercado de Papeete: mercado público abierto todos los días desde las 5 a las 17 horas, y de 4 a 7 los domingos. No hay que perderse la parte del mercado dedicada a las flores, la fruta y verdura. En la planta superior del mercado, donde encontrar productos típicos de artesanía: pareos, pañuelos para la cabeza, bolsas y cestos, objetos trabajados en madera de maravillosa elaboración, tejidos, suntuosas colchas con motivos vegetales o étnicos cosidas a mano.
  • Visitar La catedral de Notre-Dame consagrada en 1875 y restaurada en 1987, ofrece una armonía de modernas y antiguas vidrieras, el Templo chino de Mamao, con el techo en forma de pagoda recubierto de tejas de cerámica.
  • Visitar el faro de la punta Venus que se erige sobre una bellísima y extensa playa de arena negra y donde se encuentra la punta bautizada como “Venus” por el navegante James Cook como recuerdo de su misión de observación del paso del planeta por delante del sol, en 1769. 
  • Sobrevolar la isla en helicóptero es una excursión inédita que no hay que perderse.
  • Recorrer Tahití por el valle de Papenoo es una experiencia que debe realizarse preferentemente con un guía, a pie, en todoterreno o en 4x4.
  • Ascención al Monte Aorai, de 2066 mtr. que se puede realizar sin guía, ya que el camino está asfaltado y hay refugios habilitados. Comienza a 600 m de altitud (ver el Belvedere).
  • Disfrutar de la costa oeste de Tahití protegida por arrecifes de coral con playas sin olas, de arena clara, pero no tan fina como en las restantes islas tahitianas.
  • Canyoning en las formaciones de lava o snorkeling en la laguna

Alojamiento y restauración en Tahití

En la isla de Tahiti no se estila tanto el hotel de bungalows, sino edificaciones en altura que, aun así, son de pocos pisos.

Los 5 hoteles de categoría primera superior a lujo están junto al mar. Cuatro están en el sector de Faaa-Punaauia, donde las playas suelen ser de escasas olas y arena clara: Intercontinental, Sofitel, Le Meridien y Manava Suite; el otro, Radisson Plaza, está en Arue, con playa de arena negra y olas. Otros 2 hoteles se consideran de categoría turista superior a primera: Hotel Tahiti Nui, en el centro de Papeete (sin playa); y Le Royal Tahitien, en el barrio residencial de Pirae (playa de arena negra). Los 2 hoteles de nivel turista se levantan en el centro de Papeete: Le Mandarin, Tiare Tahiti.

Hay más de 15 posadas en distintas partes de la isla. Varias están entre Papeete y Punaauia, más cercanas a la ciudad y el aeropuerto; otras están más alejadas, entre Papara y Tahiti Iti, y se enfocan principalmente al ecoturismo.

Para comer encontrarás restaurantes típicos en la plaza Vaiete, punto de encuentro de roulottes-restaurantes, muy populares. Ofrecen snacks y comida tahitiana a precios asequibles.

Accesos a Tahití

El pasajero español tiene diferentes opciones para viajar a Tahití y sus islas: la ruta más común durante todo el año es la que enlaza un vuelo de París y hace escala en Los Ángeles.

Opciones (información orientativa. Verificar rutas en las webs de las compañías aéreas):