Sacré-Coeur de Paris

  • Sacré-Coeur

    Sacré-Coeur

    © OTCP / Daniel Thierry

  • Vista de París desde la basílica de Sacré-Coeur

    Vista de París desde la basílica de Sacré-Coeur

    © CRT PIdf / David Blondin

  • La basílica de Sacré-Cœur de noche

    La basílica de Sacré-Cœur de noche

    © OTCP / Amélie Dupont

Sacré-Coeur de Paris Rue du Chevalier de la Barre 75018 Paris fr

Basílica del Sagrado Corazón (Sacré Coeur): el Montmartre de la devoción

Colgada a 130 metros en la cima de la colina de Montmartre, la basílica del Sagrado Corazón de Montmartre no pasa desapercibida. Mirad hacia arriba... aparece allí, imponente y destacada.

Imponente...

Lo es por su estética de estilo románico-bizantino y blanco inmaculado, lo que contrasta con otros edificios religiosos de la capital.

La basílica del Sagrado Corazón es también un desafío a las leyes de la física, ya que ha exigido para su construcción la creación de pilares colosales. Tanto es así que se tuvo que construir cimientos muy profundos, 83 pozos de 38 metros de profundidad para asegurar el edificio. Lo que hace que algunas personas digan que es la basílica quien soporta la colina, llena de canteras de yeso (yeso), sinónimo de fragilidad.

El contraste...

Se encuentra su origen en la ubicación del monumento, en el corazón de París: el famoso barrio de Montmartre. El lugar de todos los placeres, despliega pedrería y lentejuelas en el pie de este lugar sagrado, único en el mundo, que cada año atrae a miles de peregrinos de toda Francia y en todo el mundo.

Paradoja geográfica

La basílica del Sacré Coeur no deja de ser una de las mejores recompensas por su apariencia. Y su color blanco no es el menor de sus encantos.

Desde 1914, a pesar de la contaminación y el paso del tiempo, el edificio sigue estando inmaculadamente blanco. ¿El secreto? Las piedras utilizadas en su construcción secretan una sustancia blanca (vidrio pulverizado), que bajo la acción de la lluvia, blanquea con más fuerza el edificio.

Paradoja de nuevo: en comparación con otros edificios religiosos de París, cuya construcción se remonta sobre todo al  Renacimiento, el Sagrado Corazón cuenta con tan solo un siglo. Sin embargo, es el monumento religioso más visitado de París, después de la catedral de Notre Dame.

Decorado y... altura

En el interior del Sagrado Corazón, la decoración te deja sin palabras: un mosaico gigante, un gran órgano Cavaillé-Coll, e incluso tesoros (en una de sus criptas) sabrán satisfacer tu curiosidad.

¿Quieres elevarte más? Vamos camino a la cúpula, que se eleva a 83 m, con impresionantes vistas de París. Mágico, gigante, tentacular, la capital descansa a tus pies. Después de la Tour Eiffel, es el sitio más elevado de París.

Ahora echa un vistazo hacia arriba... y una sorpresa más: el Campanile (campanario) juega con la gravedad y las alturas, tiene la campana más famosa del país: "la Savoyarde", obra de 19 toneladas ofrecidas por las cuatro diócesis de Saboya.

 

Qué ver

Alrededores