Rangiroa

  • © Philippe Bacchet

  • © R. Sahuquet

Rangiroa rangiroa pf

La laguna infinita 

Con su rosario de islotes apiñados alrededor de una laguna de 1.146 km2, Rangiroa, a una hora de avión de Tahití, es el mayor atolón de la Polinesia Francesa.

Su inmenso mar interior, que no supera los 35 metros de profundidad, alberga tal diversidad de criaturas submarinas que a menudo es comparado con un gigantesco acuario natural. Al bucear en él verás numerosos habitantes, desde los más pequeños (acantúridos, peces napoleón, salmonetes, peces soldado, tortugas…) a los mayores (mantas raya, tiburones grises y de punta blanca, delfines...).

La isla también es mundialmente célebre por sus excepcionales lugares para practicar el submarinismo y atrae cada año a numerosos aficionados a este deporte que acuden a explorar uno de los arrecifes más hermosos y ricos del planeta.

Para aquellos que prefieren permanecer en tierra firme, Rangiroa reserva otro tipo de excursiones, como descubrir las riquezas marinas en un barco de fondo de cristal, un picnic en una playa de arena rosada, la visita a las únicas viñas de Polinesia o una excursión de pesca en alta mar.

Lo que no debes perderte en Rangiroa

  • El mayor atolón de Polinesia: Rangiroa ofrece unas playas de ensueño y unos arrecifes coralinos que el comandante Cousteau consideraba como unos de los más bellos y ricos del mundo.
  • Un paraíso del submarinismo: el atolón es célebre en todo el mundo por sus lugares de buceo excepcionales. Desde el bautizo de submarinismo a la exploración de la laguna, explorando los canales que la conectan con el mar abierto o las paredes submarinas, tanto los principiantes como los expertos quedarán deslumbrados por la abundancia de la fauna submarina y la diversidad de los spots.
  • Un abanico de actividades náuticas a la altura de la belleza de este marco lleno de encanto: conocer los fondos marinos a bordo de un barco con fondo de cristal, excursión en un barco de motor en la “laguna azul”, verdadero acuario natural gigante, buceo libre en los jardines de coral, encuentro con los delfines, excursión a la isla de los arrecifes, conocer las arenas de color rosa, pesca en alta mar…
  • Dos canales conectan la laguna con el océano: Tiputa y Avatoru, donde están situados los pueblos del mismo nombre. Sus habitantes trabajan en las granjas de perlas, recogen la copra o conchas destinadas a la fabricación de collares.

Qué hacer en Rangiroa

  • Imprescindible la excursión al Lagon Bleu o a las Arenas Rosadas.
  • Buceo, snoórkeling, pesca, excursión con lancha de vidrio para observar colares, peces...
  • Surf en las rompientes del paso Avatoru.
  • Visita del pueblo de Avatoru en coche de alquiler o scooter. Encontrarás algunos puestos artesanales y también un par de iglesias.
  • Visitar las bodegas de la viña Dominique Auroy, único viñedo de Polinesia, situado entre los cocoteros de un islote, donde podrás degustar las 4 variedades de vino: tinto, rosé, blanco seco y blanco dulce. Es posible visitar tanto la viña como la bodega, situadas en islotes distintos.

Alojamientos y restauración en Rangiroa

El hotel Kia Ora Resort & Spa, es el lujoso de las islas Tuamotu. Cuenta con 60 bungalows y suites en jardín, playa y sobre el mar, además de un anexo de 5 cabañas (Kia Ora Sauvage) situado en un islote remoto y deshabitado cuyo concepto son las vacaciones tipo Robinson Crusoe. El Maitai Rangiroa, de clase turista superior. Además, existen 17 posadas en Rangiroa, dos de ellas con sitio para acampar.

Para comer hay algunos restaurantes fuera de los hoteles y posadas. Se ubican en las proximidades de Avatoru. La especialidad isleña son pescados, tanto de arrecife como de mar abierto. Encontrará también sandwiches, pizzas, ensaladas y platos chinos.

Accesos a Rangiroa

De 1 a 4 vuelos diarios desde Papeete (duración: 1 hora), 1 vuelo diario desde Bora Bora y varias frecuencias semanales desde otras islas Tuamotu.