Moorea

  • © Lucien Pesquie / Bleu Lagon Productions

  • © Lucien Pesquie / Bleu Lagon Productions

Moorea Moorea pf

La isla mágica

A unos minutos de avión de Tahití o a sólo 30 minutos en ferry, Moorea es un jardín exuberante sobre una laguna perfecta.

Isla adoptada por numerosos artistas y escritores, su ritmo de vida apacible, su naturaleza preservada y su encanto tan especial seducen de inmediato al viajero. El relieve vegetal de la isla, dividida por dos bahías majestuosas, la bahía de Cook y la de Opunohu, ofrece un hermoso contraste con el azul claro de la laguna.

En la arena blanca de sus playas, ocultos en los jardines floridos o alzándose sobre la laguna, están diseminados los bungalows de numerosos hoteles y pensiones familiares que permiten disfrutar en las mejores condiciones la quietud de Moorea.

La laguna cristalina de la isla acoge numerosas actividades: esquí náutico, jet ski o paracaídas ascendente, así como encuentros inesperados como la cita con las rayas y las ballenas… Un momento único lleno de emoción.

Lo que no debes perderte en Moorea

  • La Bahía Cook: espectacular panorama de los escarpados picos volcánicos, entre éstos el Mouaputa, horadado en la cima, el Mouaroa o Diente de Tiburón y el abrupto Rotui. Aquí se encuentran la aldea de Pao Pao, el mercado, la Iglesia St. Joseph (altar de madreperla e interesante mural), tiendas y restaurantes.
  • La Bahía Opunohu: separada de la anterior por el monte Rotui, es mucho más tranquila y despoblada, conservando su encanto natural. Tiene una pequeña playa de arena negra.
  • El mirador de Le Belvedere y el Mirador de Toatea: ofrecen bellas panorámicas de las islas y las montañas que las rodean.
  • Tiki Village Theatre: aldea folclórica y artesanal que ofrece la experiencia cultural más completa de las islas tahitianas.

Qué hacer en Moorea

  • Una isla auténtica: magníficos jardines
    poblados por especies endémicas, un entorno natural preservado y un
    estilo de vida que combina modernidad y tradición, un poblado polinesio
    para descubrir la Polinesia de antaño.
  • Numerosos circuitos a pie:
    ascensión de los puertos y las cumbres, rutas hasta las cataratas y
    visita de los valles y las míticas bahías de Opunohu y Cook.
  • Descubrir con un guía la flora y los cultivos locales:
    excursiones en 4x4 entre las plantaciones de piña y los diversos campos
    de cultivo y maderas de esencias, degustación de productos caseros en
    granjas agrícolas.
  • Excursiones con los delfines y ballenas: unos especialistas organizan ecorrecorridos al encuentro de estos mamíferos marinos. 
  • Numerosas actividades náuticas y una fauna submarina variada y abundante: Moorea es también célebre por sus impresionantes “fish feeding” o “ray feeding” (alimentación de peces y rayas).

 

Alojamientos y restauración en Moorea

Los hoteles de Moorea siguen el diseño tradicional de bungalows polinésicos, algunos distrubuidos por un jardín tropical, otros en la playa, otros sobre el mar.

Categoría primera superior- lujo: Sofitel en la playa de Temae y Pearl Resort en Maharepa. Hilton levanta sus bungalows entre las bahías Cook y Opunohu. Intercontinental está en la costa de Papetoai. Legends Resort es un concepto distinto, con lujosas villas en altura. Categoría turista: Fare Vai Moana, Les Tipaniers, Hibiscus, Kaveka.

Existen cerca de 40 posadas y casas de alquiler distribuidas por toda la isla. Más información en la web www.tahiti-pensions.com

Para comer tienes varios establecimientos en Bahía Cook y las zonas aledañasasí como en el sector de Haapiti.

 

Accesos a Moorea

Air Tahiti opera 3-4 vuelos diarios desde Tahiti (duración: 10 minutos). La empresa  Aremiti realiza  travesías diarias. En Papeete zarpan desde el Boulevard Pomare y en Moorea en Bahía Vaiare. El viaje dura unos 30 minutos. Consulte itinerarios y tarifas en Aremiti

 

Más información