Mont-Saint-Michel, maravilla de occidente

  • El Mont-Saint-Michel

    El Mont-Saint-Michel

    © Fotolia/Kyolshin

  • El Mont-Saint-Michel

    El Mont-Saint-Michel

    © Atout France/Beboy

  • El  Mont-Saint-Michel

    El Mont-Saint-Michel

    © Atout France/Digital Cam

  • El Mont-Saint Michel

    El Mont-Saint Michel

    © CRT Normandie/Thomas Jouanneau

  • Passerelle piéton de 11 mètres de large

    Passerelle piéton de 11 mètres de large

    © Dietmar Feichtinger Architectes SBP - CRT Normandie/Eva Tessier

Mont-Saint-Michel, maravilla de occidente 50170 Le Mont-Saint-Michel fr

Desde lejos o desde cerca, el Mont-Saint-Michel es una maravilla. Casi un espejismo. Su reflejo en la espléndida bahía del mismo nombre, una doble ilusión.

Escenario de las mareas más grandes de Europa, es majestuoso con tiempo despejado y aún más misterioso bajo la niebla... Cualquier tiempo y todas las estaciones son apropiadas para su visita.

Uno de los sitios más visitados de Francia

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, el Mont-Saint-Michel es uno de los sitios más visitados del hexágono. Cada año, no menos de 2,5 millones de curiosos de todo el mundo vienen a descubrirlo. Entre ellos, turistas y peregrinos en busca de descubrimiento o espiritualidad.

El Mont-Saint-Michel es, ante todo, un lugar sagrado y lleno de historia.

El origen del Monte, una aparición

El Mont Saint-Michel debe su existencia a una aparición: la del Arcángel Miguel (de ahí su nombre) a Aubert, obispo de Avranches. Bajo santa solicitud, el obispo hizo construir en el año 709, un santuario en el monte Tombe, por aquel entonces un simple islote de granito.

En el año 966 (a petición, en esta ocasión, del duque de Normandía), una comunidad benedictina construye en la roca una abadía benedictina.

Un sitio medieval de lo más fabuloso

Poco a poco, a lo largo de los siglos, se sigue construyendo: la iglesia abacial románica y los edificios del convento en los siglos XI y XII y los edificios de Merveille (el claustro y refectorio) del s.XIII al s.XVI.

Por no hablar de los edificios de protección militares en el siglo XIV (que preservaron el Monte en la Guerra de los Cien Años) y, al mismo tiempo, el pueblo.

Todo este edificio es un milagro: traídos de las islas Chausey, los bloques de granito fueron tallados y luego izados hasta la cima del monte.

Santuario religioso

A través de los siglos, el Mont-Saint-Michel ha sido siempre un centro religioso de renombre. Era, junto a Roma y Santiago de Compostela, uno de los puntos más importantes de las peregrinaciones del Occidente medieval.

Su primera vocación, la oración y la bienvenida, son actualmente respetados siempre, en particular a través de la presencia, desde el año 2001, de los hermanos y hermanas de las comunidades monásticas de Jerusalén.

Por tanto, es natural que el Mont-Saint-Michel sea una de las 13 Ciudades Santuarios del territorio francés.

Verano 2015: cuando el Monte vuelve a ser isla...

Con el tiempo, las mareas y las intervenciones humanas han sedimentado la bahía. Así que, en 2006, en el Mont-Saint-Michel ya no quedaba mucho de isla.

Una estrategia para la recuperación del carácter marítimo del Mont y la preservación de la bahía se llevó a cabo ese mismo año.

Una presa para limpiar el sedimento fue construido en la desembocadura del Couesnon y nuevos aparcamientos se han construido cerca de él. Los antiguos, al pie del monte, fueron eliminados.

Ahora, cuando el coeficiente de la marea es superior a 110, el monte se convierte en una isla. Las paredes están bañados en agua. Los accesos a la roca quedan cortados. El fenómeno, que dura solo unas pocas horas, ¡no se producía desde hace más de 130 años!

Lo que no debe perderse del Mont-Saint-Michel

  • Observe el monte desde la gran belvedere de la nueva presa (que se visita) y aproveche para observar el fenómeno de las mareas;
  • Suba a la Grande rue y a las murallas;
  • Pasee entre las pequeñas tiendas de recuerdos y restaurantes;
  • Visite el museo histórico o también el museo del mar y de la ecología;
  • Descubra el logis de Tiphaine, casa histórica del caballero Bertrand du Guesclin (connetable del ejército del Rey de Francia);
  • Admire la iglesia parroquia, la casa del peregrino y su biblioteca religiosa;
  • Contemple la abadía, joya arquitectónica y sus jardines;
  • Escuche los oficios cantados por los monjes y monjas;
  • Observe, desde lo más alto, la bahía del Mont-Saint-Michel;
  • Recorra, acompañado de un guía, la bahía del Mont-Saint-Michel. Cuidado, aventurarse solo está prohibido y es muy peligroso. Las arenas movedizas y las aguas subiendo han creado en el pasado numerosos incidentes;
  • Déjese sorprender por una achéoscopie, gran espectáculo multimedia que le sumergirá en la historia.

Accesos

  • En avión:
    De Normandía, el aeropuerto de Caen-Carpiquet y Deauville-Normandie. Desde Bretaña, los aeropuertos de Rennes y Dinard.

  • En tren:
    Paris – Rennes – Le Mont-Saint-Michel (tren + bus) Paris – Dol de Bretagne – Le Mont-Saint-Michel (tren + bus) Paris – Caen – Pontorson (tren) – Le Mont-Saint-Michel (bus)

  • En coche
    A13 hacia Caen – A84 hacia Avranches – Le Mont-Saint-Michel A11 hacia Le Mans – A81 hacia Laval – Fougères, Le Mont-Saint-Michel

Contacto

Oficina de Turismo
Corps de Garde des Bourgeois
50170 Le Mont Saint-Michel

Tel.: +33 (0)2 33 60 14 30
ot.mont.saint.michel@wanadoo.fr

Santuario
BP 1
50170 Le Mont Saint-Michel

Tel.: +33 (0)2 33 60 14 05
sanctuaire.saint.michel@wanadoo.fr

Related videos

 
 

Sponsored videos