Canal des Deux Mers, gran paraje de Midi-Pyrénées

  • © CRT-Midi-Pyrénées/ D. Viet

  • © CRT-Midi-Pyrénées/ D. Viet

  • © CRT-Midi-Pyrénées/ D. Viet

  • © CRT-Midi-Pyrénées/ D. Viet

Canal des Deux Mers, gran paraje de Midi-Pyrénées Midi Pyrenees fr

Amparado por la sombra durante todo su recorrido, el Canal des Deux Mers posee una arquitectura de agua única en su género. Se compone del Canal du Midi, inscrito en el patrimonio mundial por la Unesco, y del Canal de Garonne.

En sus orígenes, esta obra histórica fue creada para el transporte de mercancías. Hoy vive una auténtica renovación con profesionales del turismo que la animan, le dan vida y proponen todas las fórmulas para ofrecerte el placer de navegar y de descubrir.

En primer lugar, sigamos el prestigioso curso del Canal du Midi, creado en el siglo XVII por Pierre-Paul Riquet (1604-1680). Inaugurado en 1681, el Canal du Midi une Sète con Toulouse.

¡Imagina! 241 km de canal cavados por la mano del hombre, 12.000 obreros y campesinos empleados en su construcción, 45.000 árboles plantados para contener las orillas, 350 obras de ingeniería construidas (puentes, acueductos, esclusas)… Estas pocas cifras dan una idea de la amplitud y de la complejidad de la obra de Pierre-Paul Riquet.

Su genio reside en la invención del sistema de alimentación del Canal, cuya pieza maestra es el lago de Saint-Ferréol, habilitado a 60 Km al suroeste de Toulouse.

En Toulouse, el Canal du Midi abraza el Canal de Garonne. Abierto a la navegación en 1856, este último va hacia Montech y Moissac, prosigue su curso hacia el Oeste antes de alcanzar el estuario de Gironda al final de un recorrido de cerca de 200 km. De esta forma, el Canal de Garonne completa el lazo de unión entre el Mediterráneo y el Atlántico, y transforma así en realidad el sueño de Pierre-Paul Riquet.

Con sus gabarras coloridas y sus barcos de crucero que se cruzan a la sombra de los plátanos, el Canal des Deux Mers aporta su granito de arena a la seducción de Toulouse y de Moissac, Grandes Parajes de Midi-Pyrénées. Seguir el curso de su río verde permite también descubrir desde otra perspectiva los paisajes y los pueblos típicos del Midi de Toulouse pero también del país de Moissac.

Su historia, su trazado majestuoso, sus puertos y sus capitanías, sus esclusas, sus ambientes mediterráneos y los encantos de su campo hacen de él un destino privilegiado del turismo fluvial en Europa.

Qué ver