Burdeos, entre viñedos y el océano