Bretaña, puerta abierta al Atlántico