Francia, destino del Bienestar

Elegir Francia para una estancia de bienestar, es escoger un saber hacer reconocido a nivel internacional, unas prestaciones de gama alta y unas tecnologías innovadoras.

Talasoterapia, termalismo, spa… La Francia de las aguas es única y ofrece una maestría absoluta. Los centros te ofrecen mimarte durante media jornada, un día, un fin de semana o toda una semana. Los clientes y sus acompañantes tienen a su disposición el acceso a todas las instalaciones deportivas en el centro, los espacios de relajación (recorrido marino, sauna, hammam, jacuzzi) y previa cita en el instituto de belleza.

Elegir Francia para una estancia de bienestar es también la garantía de unos establecimientos hoteleros en unos lugares privilegiados al borde del mar, en plena naturaleza o en la montaña. La oportunidad de descubrir el patrimonio francés durante un paseo en bicicleta, un recorrido de golf, una escapada en la ciudad, una visita a un museo o una excursión organizada o no por el establecimiento.

Elegir Francia para una estancia de bienestar, es sucumbir a las ganas de descubrir un país, una cultura, una gastronomía. Los chefs de los restaurantes de los centros franceses utilizan toda su creatividad para proponer una carta dietética apetitosa y llena de sabores. Cursillos de cocina dietética y otros muchos talleres son organizados en varios establecimientos.